12 may. 2010

Si no tengo caridad, no soy nada

"Si hablo todas las lenguas de los hombres y de los ángeles pero no tengo caridad, soy como bronce que suena o como címbalo que retiñe. Y si tengo el carisma de la profecía y conozco todos los misterios y todas las ciencias, y, si tengo tanta fe como para trasladar los montes, pero no tengo caridad, no soy nada. Y si reparto toda mi hacienda entre los pobres y entrego mi cuerpo a las llamas, pero no tengo caridad, no me sirve eso para nada."
I Carta de San Pablo a los Corintios 13, 1-3